diumenge, 1 de maig de 2011

HA MORT ERNESTO SÀBATO (Rojas, Buenos Aires 1911)

Ernesto Sábato el pròxim 24 de juny cumplia 100 anys i haurà tingut un comiat a l'altura del seu tarannà sarcàstic i una mica misàntrop: ha mort justament dies abans de rebre homenatges i actes en el seu honor per part d'institucions i polítics tan propensos sempre a les efemèrides. Jo el recordaré per ser l'autor d'El túnel i per les seves reflexions sobre la literatura a El escritor y sus fantasmas. Fullejant avui aquest dos llibres que fa ja tants anys que vaig llegir he trobat un petit fragment que tenia subratllat que diu molt del seu ofici d'escriptor:
La inmensa mayoría escribe porque busca fama y dinero, por distracción, porque meramente tienen facilidad, porque no resisten la vanidad de  ver su nombre en letras de molde.
Quedan entonces los pocos que cuentan: aquellos que sienten la necesidad oscura pero obsesiva de testimoniar su drama, su desdicha, su soledad. Son los "testigos", es decir, los "mártires" de una época. Son hombres que no escriben con facilidad sino con desgarramiento. Son individuos a contramano, terroristas o fuera de la ley.
Esos hombres sueñan un poco el sueño colectivo. Pero a diferencia de las pesadillas nocturnas, sus obras vuelven de esas tenebrosas regiones en que se sumieron y siniestramente se alimentaron, son la ex-presión o presión hacia el mundo de esas visiones infernales; momento por el cual se convierte en una tentativa de liberación del propio creador y de todos aquellos que, como hipnotizados, siguen sus impulsos y sus órdenes secretas. Motivo por el cual la obra de arte tiene no sólo un valor testimonial sino un poder catártico, y precisamente por expresar las ansiedades más entrañables de él y de los hombres que lo rodean.
El escritor y sus fantasmas, pàg. 97. Seix Barral, 1987.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada